Pablo Neruda que estás en los cielos...

septiembre 23, 2016

Pablo Neruda que estás en los cielos...

Tal día como hoy de hace 43 años  —¡43 años ya! — se nos iba el grande, el inmenso Pablo Neruda. Premio Nobel de Literatura dos años antes de morir  —poco tiempo tuviste para disfrutarlo querido Pablo— fue además senador y embajador. Pero pasará a la historia  —qué digo pasará, ya ha pasado— por su poesía rica, lírica, exuberante, maravillosa, mágica, sensible. Al igual que hicimos con Mario Benedetti, queremos rendir  aquí un pequeño, un modestísimo homenaje a Pablo Neruda rememorando uno de sus poemas. La tarea está abocada al fracaso: es como intentar meter las olas del mar dentro de una concha. Pero aquí dejo su Oda al día feliz.
Esta vez dejadme
ser feliz,
nada ha pasado a nadie,
no estoy en parte alguna,
sucede solamente
que soy feliz
por los cuatro costados
del corazón, andando,
durmiendo o escribiendo.
Qué voy a hacerle, soy
feliz.
Soy más innumerable
que el pasto
en las praderas,
siento la piel como un árbol rugoso
y el agua abajo,
los pájaros arriba,
el mar como un anillo
en mi cintura,
hecha de pan y piedra la tierra
el aire canta como una guitarra.
Tú a mi lado en la arena
eres arena,
tú cantas y eres canto,
el mundo
es hoy mi alma,
canto y arena,
el mundo
es hoy tu boca,
dejadme
en tu boca y en la arena
ser feliz,
ser feliz porque si, porque respiro
y porque tú respiras,
ser feliz porque toco
tu rodilla
y es como si tocara
la piel azul del cielo
y su frescura.
Hoy dejadme
a mí solo
ser feliz,
con todos o sin todos,
ser feliz
con el pasto
y la arena,
ser feliz
con el aire y la tierra,
ser feliz,
contigo, con tu boca,
ser feliz.
Sin palabras... Neruda. Gran Pablo Neruda, por siempre. Te invitamos que cantes, junto a nosotros, a la mañana, a la tarde, al día feliz. Venga: una, dos, y...




Dejar un comentario

Los comentarios se aprobarán antes de mostrarse.