En el aeropuerto Madrid-Barajas con mis gafas de sol de madera

octubre 17, 2016

En el aeropuerto Madrid-Barajas con mis gafas de sol de madera

Es curioso esto de viajar, de ver gente de todos los tamaños y para todos los gustos: los que llegan siempre tarde, los que están en la puerta de embarque tres horas antes "por si acaso", los que pretenden leer un libro cuando en realidad se están muriendo de sueño.

Enfundado en mis gafas de sol de madera, llego esta mañana al aeropuerto de Madrid-Barajas, y comienza la carrera de obstáculos por llegar a una meta que se antoja, a veces, lejana: pasillos, ascensores, ¿me deja pasar por favor?, el odioso control de seguridad pretendamos que es un control y que es de seguridad, y, al fin, la línea de llegada, el objetivo supremo, el trono conquistado de nuevo, un lunes más. Me relajo, leo un poco, y observo la irresistible disposición que tiene la gente para hacer colas: coger la posición de turno, pelearla con avidez con hombros y puntapiés: "ay perdone, no le había visto". Dejo el libro que leo perdona Cela, solo un ratito para regocijarme con el espectáculo que se está poniendo de lo más interesante.

Señores, señoras, paz, seamos un poco cool. Aunque como quieran, yo con mis palomitas y mis gafas de sol de madera estoy disfrutando de lo lindo. Bon voyage à tous.

CoolPaul - Vive Ligero





Dejar un comentario

Los comentarios se aprobarán antes de mostrarse.